Livio dice en su Historia de Roma que estatuas de Escipión el Africano, Lucio Escipión y del poeta Ennio, un amigo de la familia, estaban en la tumba de los Escipiones cuando él la visitó. Ambas composiciones se han perdido, pero la información importante sobre Escipion está contenida en las biografías del Censor Marco Porcio Catón, Quinto Fabio Máximo, y Tito Quincio Flaminino. Así, en el año 211 a. C. se autopropuso para procónsul, pero el Senado acabó negándose, encabezado por Quinto Fabio Máximo, y fue enviado a Hispania con solo el grado de general, con un imperium sobre las legiones en Hispania, sin tener ningún título debido a su poca experiencia y a su juventud, y con un nuevo ejército constituido por dos legiones, y un consejo asesor de militares prestigiosos. El tribuno C. Minucio Augurino ordenó que lo llevaran a la cárcel y allí estuviera detenido hasta que el dinero fuese pagado; ante lo cual el Africano, más enfurecido aún con este nuevo insulto a su familia, rescató a su hermano de las manos de los oficiales del magistrado. Esto sugiere que se sabía que el Africano no estaba enterrado dentro de Roma, y es posible que su sarcófago realmente se pareciera a un altar, aunque no hay evidencia directa de esto, si se tiene en cuenta que el del «fundador» de los Escipiones, Lucio Cornelio Escipión Barbato, que puede encontrarse en lugar de honor en la tumba familiar, tiene un estilo semejante al de un altar. Acompañaba entonces a su padre, por entonces cónsul, y se le había asignado el mando de una turma (escuadrón de caballería) en la retaguardia, alejado del peligro. Escipión se negó a defenderse por las acusaciones de los cargos de traición y malversación y se retiró a un exilio voluntario. La tumba de los Escipiones ha sido descubierta y está abierta al público, pero no se cree que Escipión Africano fuera enterrado allí. Tenía entonces 35 años. Biografía de Escipión el Africano antes de Hispania Los cinco años que pasaría Publio Cornelio Escipión el Africano en la península Ibérica le convertirían no solo en el gran archienemigo de Aníbal Barca y el mando militar romano más brillante de las Guerras Púnicas, sino en uno de los mejores de toda la historia de la antigua Roma. El hijo de Serapión, el cuarto Escipión Násica, fue aún más conservador, y fue elevado al consulado en 111 a. C. Los hijos de este Escipión Násica se convirtieron en pretores solo poco antes de la guerra Social o de los marsos, que empezó en el año 91 a. Las duras condiciones impuestas por Roma fueron: pérdidas de todas las posesiones de Cartago fuera del continente africano; prohibición de declarar nuevas guerras sin el permiso del pueblo romano; obligación de entregar toda la flota militar; reconocimiento de Masinissa como rey de Numidia y aceptación de las fronteras entre Numidia y Cartago que este determinase; pago de 10 000 talentos de plata (aproximadamente 260 000 kg) en 50 años; mantenimiento de las tropas romanas de ocupación en África durante tres meses; entrega de 100 rehenes escogidos por Escipión, como garantía del cumplimiento del tratado. En la propia Cartago se recrudecían los conflictos. Él nunca se sometería a las leyes del Estado, y por lo tanto decidió expatriarse para siempre. C.. Escipión el Africano (el Mayor). En el curso de la investigación se alegó que Escipión había permitido que Pleminius continuara en el mando después de haber sido plenamente informado de la mala conducta de su lugarteniente, y entonces Quinto Fabio Máximo y sus otros enemigos aprovecharon la oportunidad para arremeter contra la conducta de Escipión, y presionar para su retiro inmediato. Las etapas principales de la vida de Escipión se describen en los libros XXI - XXXIX. Estos son los libros «Guerras ibero-romanas», «Guerras púnicas» y «Asuntos sirios». [cita requerida]. Mientras Catón el Censor reprimía las sublevaciones en Hispania, Roma vencía a Filipo V en la batalla de Cinoscéfalos. Biografía de Escipión el Africano antes de Hispania Los cinco años que pasaría Publio Cornelio Escipión el Africano en la península Ibérica le convertirían no solo en el gran archienemigo de Aníbal Barca y el mando militar romano más brillante de las Guerras Púnicas, sino en uno de los mejores de toda la historia de la antigua Roma. La última ciudad púnica en Hispania, Gadir (la actual Cádiz), se rindió ese mismo año. Aníbal, informado de su llegada, movilizó a su ejército, pero antes de entrar en batalla trató de negociar con Escipión. Plutarco dedicó a Escipión el africano una de sus "Vidas paralelas", siendo la suya emparejada con la biografía de Epaminondas y escrita tal vez antes que todas las demás. Es importante destacar que, entre todos los generales de Ro… Ninguno de los descendientes de Escipión, salvo Escipión Emiliano, sobrino de su mujer que se convirtió en su nieto adoptivo, se le acercó en el nivel alcanzado por su carrera política y éxitos militares. (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); Todos lo hicieron, uno por uno, temerosos y avergonzados de sus actos (incluso Quinto Fabio Máximo, hijo de Fabio Máximo, el mayor enemigo político de la familia Escipión). Cayo Claudio Nerón fue enviado como propretor para reemplazarlos. La mayor, Cornelia la Mayor, se casó con su primo segundo Publio Cornelio Escipión Nasica Córculo, hijo del cónsul del año 191 a. C. que fue él mismo hijo del tío paterno de Escipión el Mayor, Cneo Cornelio Escipión Calvo. En 206 a. C. se produjo la última gran batalla en suelo hispano, enfrentándose cartagineses y romanos en la batalla de Ilipa, cerca de Hispalis. Escipión regresó a Tarraco sin ser molestado, donde permaneció durante el resto del año, ya que sus fuerzas no eran lo suficientemente numerosas para enfrentarse al enemigo en el campo de batalla, y estaba ansioso por fortalecer alianzas con los jefes hispanos. Polibio describe la vida de Escipión desde el comienzo de su carrera militar en 218 a.C., hasta su procesamiento en 180 a. C. Pero la mayoría de los libros de Historia Universal que hablan de Publio Cornelio no están completamente conservados. El último hijo superviviente de su hermana menor Sempronia, esposa y luego viuda de Escipión Emiliano, estaba viva aún en el año 102 a. C. Su otro nieto conocido Publio Cornelio Escipión Nasica Serapión fue mucho más conservador que sus primos los Graco. Debido a estas acciones Escipión ya se había ganado el favor del pueblo hasta tal punto que fue nombrado por unanimidad edil curul en el año 212 a. C., aunque no tenía aún la edad preceptiva. Su requerimiento fue atendido, y su tumba aún existía en Liternum en el tiempo de Tito Livio. Roma tuvo que enfrentarse, presionada por los griegos, con el rey de Macedonia Filipo V, antiguo aliado de Aníbal. Más tarde el padre quiso recompensarlo con la corona cívica (a la que tenía derecho, por haber salvado a un ciudadano), pero él la rechazó, aduciendo que la acción en sí ya era una recompensa. Durante la campaña, Escipión asentó a sus heridos y veteranos en una ciudad turdetana preexistente, a la que llamó Itálica, bajo y junto al actual Santiponce, unos kilómetros al norte de Hispalis, la moderna Sevilla. La guerra volvió a empezar, pero la situación era ahora muy diferente. En la monografía del historiador soviético N. Trukhina, Escipión el Áfricano fue uno de los personajes principales junto con Escipión Emiliano. Su acusador fue M. Nevio, tribuno del pueblo, y la acusación no se hizo hasta el final de 185 a. C. Cuando el juicio se inició, Escipión no se dignó decir una sola palabra para refutar los cargos que se habían hecho contra él. Escipión el Africano Escipión el Africano, también conocido como Publio Cornelio Escipión Africano; en ciertas ocasiones lo llamaban Africano el Mayor, para poder distinguirlo de su nieto Escipión Emiliano. Emilia Paula tuvo una libertad y riqueza infrecuentes para una mujer patricia casada, y fue un modelo importante para muchas mujeres jóvenes romanas,[cita requerida] lo mismo que su hija menor, Cornelia, madre de los Graco, sería un importante modelo para muchas aristócratas romanas de la República tardía, incluyendo supuestamente la madre de Julio César. Escipión se casó con Emilia Tercia, la hija de Lucio Emilio Paulo, que cayó en la batalla de Cannas y hermana de otro cónsul Lucio Emilio Paulo Macedónico. Escipión posteriormente abandonó Roma, y se retiró a su casa de campo en Liternum. Esta página se editó por última vez el 11 nov 2020 a las 18:38. Polib… Tras estas hazañas Publio Cornelio Escipión volvió a Italia. En la historiografía, Escipión el Africano aparece inevitablemente en todas las revisiones generales de la historia de la República Romana (por ejemplo, en las obras de T. Mommzen y S. Kovalev). Pero los aliados tenían una visión más real de los intereses de Italia que el Senado romano: lo que este, cegado por sus miedos y sus celos, le negaba, los aliados italianos generosamente se lo concedieron, y en todas las ciudades de Italia se reunieron voluntarios para unirse al joven héroe, y para poder someter a Cartago sin la ayuda del gobierno romano.