También es necesario e importante saber con qué tipo de piensos están alimentados los animales en la ganadería pues la soja y el maíz son los principales cereales que se utilizan. La investigación la han llevado a cabo tres grupos del IVIA, IATA y la empresa Biópolis,  y acaba de ser publicada en Plant Biotechnology Journal. Antonio Machado. Las mismas empresas controlan también porciones mayoritarias y muy significativas de la investigación y desarrollo biotecnológico agropecuario y farmacéutico. Decenas de millones de personas sufren otras importantes dolencias y deficiencias nutritivas causadas por la falta de alimentos. La mayoría de solicitudes de ensayo o liberación comercial de transgénicos en América Latina, lo realizan estas empresas multinacionales u otras vinculadas accionariamente a éstas. En los países en desarrollo la pérdida de cosechas es sólo una de las causas del hambre. En lo que se pensaba que sería la negociación final a principios de 1999 en Cartagena, conformaron el llamado “Grupo de Miami” constituido por Estados Unidos, Canadá, Australia, Argentina, Chile y Uruguay. Made in Spain, concretamente en Valencia. La creación de alimentos transgénicos puede reducir la eficacia de los plaguicidas. A través de accidentes y falta de controles adecuados nuevos organismos (nuevas recombinaciones) vivos, bacterias y virus podrían escapar para reproducir, migrar y mutar, dando origen a nuevas enfermedades. A nivel del consumo de alimentos y farmacéuticos, la desinformación con respecto al posible origen transgénico es total, tanto referido a la producción interna como a los productos importados. Pero lo cierto es que la multinacional Monsanto comenzó a usar discrecionalmente esta tecnología, sin molestarse en verificar antes sus consecuencias. Divulgadora a ratos y soñadora, siempre. Referencia de esta investigación:  Elsa Pons, Berta Alquezar, Ana Rodrıguez, Patricia Martorell, Salvador Genoves, Daniel Ramon, Marıa Jesus Rodrigo, Lorenzo Zacarıas and Leandro Peña. Actualmente es investigadora en mejora genética de plantas en el Instituto de Conservación y Mejora de la Agrodiversidad Valenciana, perteneciente a la Universidad Politécnica de Valencia. NARANJA VALENCIANA, NARANJA TRADICIONAL. Todos los productos transgénicos o que procedan de otros que hayan sido modificados, deben informar de este hecho en la etiqueta, dejando la decisión de adquirir el producto natural o transgénico al propio consumidor. De esta manera viven mejor las multinacionales, las farmacéuticas…, pero ningún beneficio real para el consumidor. Sin embargo, a pesar de todas estas promesas, la biotecnología dista mucho de ser la solución total. Dicha producción selectiva provocó la aparición de nuevas y mejoras especies, aunque el proceso requirió de cantidades considerables de tiempo. las quietas plegarias erguidas en coro; y fresco naranjo del patio querido, También hay que lograr que el nuevo gen se exprese en el organismo receptor. ¿Si pasan tantos controles porque serán? Proteger nuestra salud. En estos momentos, la agricultura española cuenta con autorizaciones para la producción de 124 alimentos, aunque hay una larga lista de productos esperando recibir la autorización. La disponibilidad de alimentos transgénicos no reducirá el hambre si los agricultores no pueden permitirse el producirlos o si la población local no puede permitirse el comprar los alimentos que ellos producen. No entendemos porque pone Coca-Cola está en la lista verde… Visite este enlace: El proceso tecnológico usado para “Terminator” es el mismo que se utiliza para manejar “a control remoto” -es decir con la aplicación de inductores químicos externos- la expresión de determinadas características genéticas. La formación de estas moléculas es completamente normal. Las pepitas son molestas y, en algunos casos, también peligrosas, por lo que los seres humanos llevamos miles de años luchando contra las pepitas en las frutas. Los alimentos transgénicos se están introduciendo en nuestros alimentos, ya disponibles incluyen soja, (que se utiliza en el 60% de los alimentos procesados) tomates, levadura, productos lácteos,  aceite de colza y un sinfín de productos. Tampoco puede la biotecnología enfrentarse al reto de distribuir los alimentos en los países en vías de desarrollo. Para saber más sobre cómo funciona todo esto y la información sobre los daños que se provocan en la salud y que se oculta, y más: un documental muy recomendable es: En la barra de la derecha hay documentales también muy buenos, información muy interesante que aporta luz y comprensión en varios aspectos. A pesar de las oposiciones de grandes organizaciones como Greenpeace, los alimentos transgénicos pueden ser comercializados de forma libre. Compañías agroalimentarias americanas y occidentales están comprando compañías de semillas en países en vías de desarrollo para poder vender semillas genéticamente modificadas, para controlar el mercado mundial de alimentos y haciendo peligrar la biodiversidad de los cultivos a través de la perdida de las semillas tradicionales.