(Génesis 9:1-7); (Génesis 10:32) «Estas son las familias de los hijos de Noé por sus descendencias, en sus naciones; y de éstos se esparcieron las naciones en la tierra después del diluvio». Noé “resultó exento de falta entre sus contemporáneos” (Génesis 6:9). Noé tuvo que almacenar la comida que consumirían durante todo un año su familia y los animales. Hasta “que toda inclinación de los pensamientos del corazón [del hombre] era solamente mala todo el tiempo” y la tierra estuvo “arruinada, porque toda carne había arruinado su camino sobre la tierra”. Entonces llegó el Diluvio. Noé vivió en días en que el hombre se describe vívidamente como “malvado” y cuando “todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal” (Génesis 6:… Véase PERFECCIÓN). No era raro alcanzar los 800 años de edad. Un modelo profético. Pero lo que sí dice es esto: “Noé procedió a hacer conforme a todo lo que le había mandado Dios. ¿Por qué debe interesarnos? Estas cosas embotaron sus facultades mentales y sin duda contribuyeron a que pasasen por alto la advertencia de Dios, no haciendo caso “hasta que vino el diluvio y los barrió a todos”. ), y el registro muestra que otro hijo, Sem, nació dos años más tarde. La Biblia lo incluye para una mejor comprensión del suceso que siguió, un suceso que, por otra parte, tuvo un profundo efecto en la historia mundial. (Génesis 9:8-17); (Isaías 54:9) «Porque esto me será como en los días de Noé, cuando juré que nunca más las aguas de Noé pasarían sobre la tierra; así he jurado que no me enojaré contra ti, ni te reñiré». Parece que debido a ello fue perseguido, si bien Dios no permitió que sus adversarios lo mataran (Génesis 5:18, 21-24; Hebreos 11:5; 12:1; Judas 14, 15). Noé - Reina Valera 1909 . Compraban y vendían gran variedad de artículos. Su bisabuelo, Enoc, había sido un hombre justo que había predicho que Dios ejecutaría a los malvados. Que Jehová tomará medidas drásticas para cumplir su promesa de establecer un nuevo mundo donde reine la justicia. 30. Debido al aprecio que sentía por la bondad amorosa de Jehová, su misericordia y mano protectora, Noé construyó un altar y ofreció “algunas de todas las bestias limpias y de todas las criaturas voladoras limpias” como sacrificio a Jehová. El arco iris permanece hasta este día como “señal” o recordatorio de este pacto. Es posible que Noé tardara más de cincuenta años en hacerla (Génesis 6:14-16). Como ni Noé ni Sem participaron en la construcción de la torre, su idioma no fue confundido, sino que continuaron hablando el lenguaje original del hombre, aquel que Dios le había dado a Adán. La Biblia dice que el diluvio universal de los días de Noé constituye “un modelo de cosas venideras”. {% scripture "Genesis 3:17–19" alt="3:17–19). Por ejemplo, las personas vivían mucho más. No obstante, Noé evitó la corrupción, de suerte que la Palabra de Dios dice que era un “hombre justo” que “resultó exento de falta entre sus contemporáneos“ y “andaba con el Dios verdadero”. Nació unos mil años después de la creación del primer hombre. Noé fue un hombre justo y devoto que vivió en medio de una generación perversa. Por consiguiente, sus días tendrán que llegar a ser ciento veinte años”. (Ezequiel 14:14, 20); (Mateo 24:37-39); (Hebreos 11:7) «Por la fe Noé, cuando fue advertido por Dios acerca de cosas que aún no se veían, con temor preparó el arca en que su casa se salvase; y por esa fe condenó al mundo, y fue hecho heredero de la justicia que viene por la fe». La verdadera historia de Noé es la historia de la realidad de pecado y violencia, la misericordia de Dios, y la fe de un hombre. (2 Pedro 2:5) «y si no perdonó al mundo antiguo, sino que guardó a Noé, pregonero de justicia, con otras siete personas, trayendo el diluvio sobre el mundo de los impíos». Así se convirtieron en demonios (Judas 6). El arca se había posado en las montañas de la cordillera del Ararat. (Génesis 1:28) «Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra». (2 Pedro 3:5-7); (2 Pedro 2:5-6); (Isaías 54:9) «Porque esto me será como en los días de Noé, cuando juré que nunca más las aguas de Noé pasarían sobre la tierra; así he jurado que no me enojaré contra ti, ni te reñiré». Noé no necesitó "probar" a Dios antes de entrar en acción; Dios ordenó, y él obedeció. Ahora bien, sus contemporáneos no eran cavernícolas peludos y torpes que caminaban encorvados garrote en mano, como muchos  se imaginan. De modo que fue debido a su fe fuerte por lo que Noé hizo “conforme a todo lo que le había mandado Dios. Piense en lo difícil que tuvo que ser para él vivir en un mundo injusto durante seiscientos años, la edad que tenía cuando vino el Diluvio. (Génesis 7:6.). Nos acordamos de los detalles: dónde nos encontrábamos, qué estábamos haciendo, cuál fue nuestra reacción. Noé hizo un registro exacto de los acontecimientos importantes acaecidos durante su estancia en el arca. Y ayudado por su familia, Noé emprendió el trabajo de constructor y “predicador de justicia”, y advirtió a aquella generación inicua de la inminente destrucción. Por medio de los ocupantes del arca se mantuvo la continuidad de la vida humana y animal. aj, probablemente: Descanso; Consolación). Todos los impíos murieron, y solo Noé y su familia quedaron en una Tierra que había sido limpiada. Cuando Lamec dio a su hijo el nombre de Noé, dijo: “Este nos traerá consuelo aliviándonos de nuestro trabajo y del dolor de nuestras manos que resulta del suelo que Jehová ha maldecido”. (Génesis 6:19-21; 7:5, 16.). Superaba en más de 30 metros (100 pies) la longitud de la goleta Wyoming, que, según se informa, fue el barco con casco de madera más grande que se ha construido. (Génesis 6:13-18). Claro está, el arca no era un barco propiamente dicho, pero sí era capaz de flotar. Asimismo, también sobrevivió la adoración verdadera, y por medio de Noé y de su familia, Dios conservó la historia de la creación, junto con una cronología que se remonta hasta la creación del hombre, y el lenguaje original (llamado posteriormente hebreo). (Génesis 10:1-32). En su calidad de elegido por Dios para perpetuar la humanidad tras el diluvio, Noé aparece dentro de la tradición bíblica como origen de todas las razas del mundo, por medio de sus hijos Sem, Cam y Jafet, y como cabeza de la genealogía semítica. De seguro, su construcción exigió el empleo de técnicas relativamente avanzadas, y además tuvo que recubrirse de alquitrán por dentro y por fuera. Las bendiciones postdiluvianas y el pacto del arco iris. Siete días antes de que las aguas del Diluvio empezasen a caer, Jehová le dio instrucciones a Noé para que introdujese a los animales en el arca.